(212) 475-0222 

We'd love to hear from you!  Not sure what the next step is? Call or fill out the form.

Your information will be kept confidential. 

¡Nos encantaría saber de usted también! ¿No está seguro del próximo paso? Llámenos o llene la forma.

Todas sus respuestas se mantendrán confidenciales.

 

Phone / Teléfono
Phone / Teléfono
How did you hear about COAC? / ¿Cómo se enteró de COAC?

589 Eighth Avenue, 14th Fl.
New York, NY 10018

(212) 475-0222

COAC Council on Adoptable Children 

Historias de éxito

Se trata de los niños. Estas son historias de esperanza y triunfo que revelan por qué COAC es tan enérgico con su misión.

IMPORTANTE: Se cambiaron los nombres y otros datos de identificación de las familias e individuos de estas historias para proteger la privacidad y confidencialidad de todos ellos. Sin embargo, sus historias son todas verdaderas.

Cómo tomar los pasos indicados

Elsa y Joan asumieron un papel activo en la búsqueda de un niño para adoptar y asistieron a un reunión de Diálogo con un Trabajador Social en COAC para informarse sobre los niños específicos en espera, y para presentarse en persona ante los trabajadores de la agencia. En esta reunión, la primera que atendieron, se enteraron de la existencia de María, de 9 años de edad, una niña legalmente libre de origen puertorriqueño. En agosto, Elsa y Joan conocieron al equipo de planificación del caso de María en la agencia. El equipo realmente quedó encantado con la pareja, la cual, por su parte, sintió que María era una niña cuyas necesidades podían satisfacer muy bien. Se realizó una reunión inicial con María en la agencia de Queens donde vivía en un hogar de acogida. La pareja y María interactuaron con mucha afinidad desde la primera visita. Después de una serie de visitas de día, seguidas por visitas durante la noche, visitas de fin de semana y, luego, una visita prolongada en el receso por el Día de Acción de Gracias, todos estuvieron seguros de que estaban listos para comprometerse a ser una familia. En Navidad, María fue a vivir en su hogar adoptivo, y unos meses después, se completó su adopción.

Tener una familia permanente la hizo sentir claramente aliviada a María y, de este modo, ella pudo confiar en el verdedero compromiso de Elsa y Joan para convertirse en sus padres para siempre y en forma incondicional. La pareja está disfrutando con entusiasmo el desafío de ser padres y la oportunidad de ser parte de las nuevas experiencias de María, tales como viajar en un avión por primera vez en su vida para conocer a la familia de Joan en Arizona, y tomar clases de voz y baile. Elsa y Joan celebraron hace poco su undécimo aniversario juntos y dijeron "ningún otro regalo podría compararse con el regalo de ser padres".

Siempre hay lugar para alguien más

Cuando David y Grace James se casaron, habían planeado tener una familia pequeña, tal vez con dos o tres niños. Hoy, con dos hijos biológicos y seis hijos adoptados, han formado una familia bastante diferente de la que habían imaginado.

Después de que nacieron sus primeros dos hijos biológicos, ahora de 21 y 16 años, si Grace quedaba embarazada otra vez - según le informaron - su salud y la de su hijo estarían en gran riesgo. Entonces, los James se transformaron en padres de acogida, con la intención de ser padres adoptivos. Cuando sus hijos Will y Aaron tenían 7 y 2 años de edad, la pequeña Ashley, de 3 años, se unió a la familia. Pero, al cabo de dos meses, la agencia les preguntó si podían aceptar también la asignación de otra pequeña, Jenai. Aceptaron sin hesitación, sin saber que esta también se convertiría en una asignación adoptiva permanente. En los próximos cinco años, la familia James prosperaba y sabían que tenían lugar para algunos hijos más. Dieron la bienvenida a Joshua (ahora de 15 años) y Kelvin (14). Pero el destino de la familia era seguir creciendo, y otra vez Grace y David dieron la bienvenida a una niña hermosa y muy despierta de tres años de edad llamada Ebony, que ahora tiene 9 años.

Pero asombrosamente, eso no es todo. La hija joven de un amigo personal, que no podía cuidar y mantener al bebé que estaba esperando, recurrió a los James para pedir su ayuda. Para evitar que su bebé fuera asignada en el sistema de hogares de crianza, les pidió a los James si podían adoptar a su bebé, una niña a la que llamaron conjuntamente Tiffany. El resto, como dicen, es historia...

No todas las familias adoptan seis hijos. Los James se sienten bendecidos con todos sus hijos y consideran que la vida ha sido bondadosa con su familia. Su fe y perseverancia les ayudan a tratar las necesidades especiales de algunos de sus hijos, por ejemplo, la frágil salud de Joshua, quien a los 15 años está luchando contra la leucemia. El propio estado de salud de Grace llevó a que su familia se mudara el año pasado a Arizona, que tiene un clima más seco.

Cómo comprender los problemas de conducta de un niño

Cuando la Sra. Jones llamó al "Warm Line" del Centro para la Estabilidad de la Familia en NYC, un programa de COAC, sus primeras palabras fueron: "¡No puedo seguir así - quiero sacar a mi hija adoptada de mi casa! ¿Adonde la puedo llevar?" Dijo que estaba totalmente agotada tratando de buscar ayuda para su hija, E. Ya la había llevado a 16 terapeutas distintas, buscando a uno que pudiera ayudarla a comprender las necesidades de "E", y todos los 16 terapeutas le recomendaron que "devolviera a E al sistema de hogares de acogida". Consideraban que E necesitaba un tratamiento domiciliario de largo plazo.

La consejera del programa permitió a la Sra. Jones expresar plenamente su frustración y su sentimiento de que nadie podía ayudarla a mantener la unidad familiar. Dió validez a los sentimientos de la Sra. Jones y analizó la conducta de E con relación a sus necesidades especiales y su historia llena de pérdidas. Programó una sesión de intervención de crisis en el hogar, que se llevó a cabo al día siguiente, y dirigió a madre e hija a un terapeuta experimentado en asuntos de adopción en su comunidad. También, se las instó a asistir a los grupos de apoyo para adolescentes y los grupos de apoyo para padres en COAC. La Sra. Jones y su hija E comenzaron a asistir a los grupos de apoyo y ahora, 22 meses después, E sigue viviendo en el hogar. La Sra. Jones dice que el programa de servicios para las familias adoptivas de COAC la ayudó a comprender los problemas de conducta de su hija y evitar que la niña volviera al sistema de hogares de acogida. E habló recientemente en un simposio sobre la adopción en la Ciudad de Nueva York. "Yo estaba fuera de control", reconoció, "y los grupos de apoyo y otra ayuda que recibí en COAC me ayudaron a cambiar mi vida". Hoy, E. ha terminado la escuela secundaria, y está trabajando y tomando cursos designados por una carrera el campo de servicios de salud.

Defensa ante situaciones de crisis

La Sra. Ramírez ingresó al programa de servicios para familias adoptivas de COAC a través de los servicios de intervención en crisis. Había adoptado cuatro de sus nietos. Cuando llamó a COAC, sus niños de siete y ocho años habían sido suspendidos de la escuela. Estrezada, estaba buscando ayuda para ubicarlos en un hogar de acogida. Lo primero que hizo el Coordinador de Servicios de COAC fue abogar por la Sra. Ramírez y sus niños en la escuela y dirigirles a un terapeuta especializado en adopción, quien volvió a evaluar las necesidades de los niños. 

La Sra. Ramírez contactó a COAC nuevamente porque el terapeuta de sus hijos ya no atendía a pacientes de Medicaid. A la Sra. Ramírez le dió pánico porque los niños tenían medicación sólo para dos días más y ella no había podido encontrar una clínica que los atendiera de inmediato. Los niños no podrían asistir a la escuela sin su medicación, y ella no podía poner en riesgo su colocación en la escuela ni su trabajo. En dos días, el Coordinador de Servicios de COAC dirigió a la Sra. Ramírez a una de nuestras agencias colaboradoras y le aseguró un psiquiatra a la familia para controlar la medicación de los varones y determinar una terapia. El Coordinador de Servicios brindó asesoramiento individual a la Sra. Ramírez para ayudarla en el ajuste a un nuevo terapeuta y para capacitarla para ser mas proactiva en conseguir los servicios necesarios antes de que los problemas llegaran a una situación crítica. La situación de la Sra. Ramírez se estabilizó. Juntos, ella y sus hijos están trabajando con su terapeuta para mejorar sus habilidades de comunicación.

Ayuda del Círculo de Apoyo Familiar 

La Sra. Smith tiene 39 años y es madre soltera de dos maravillosos hijos. Cuando la derivaron al Círculo de Apoyo Familiar del Programa de Apoyo, estaba recibiendo los servicios de atención médica de dos proveedores de atención médica primaria. Su Coordinador de Atención Familiar del Círculo de Apoyo Familiar asistió a la Sra. Smith para coordinar los servicios de estas clínicas y ahora ella recibe todos los servicios de atención médica en un sólo lugar. 

Hace diez años, se le diagnosticó VIH por primera vez a la Sra. Smith, después de que se haya descubierto que su segunda hija era VIH positiva cuando nació. En ese momento, la Sra. Smith y sus hijos también habían sido abandonados por su marido.

Su hija siguió en tratamiento con medicación antivirus a través de un dispositivo de inyección conectado a la altura del estómago hasta los doce años. Ahora, con trece años, está recibiendo asesoramiento a través del Programa del Círculo Familiar de Apoyo para comprender y asimilar todo lo que le ha sucedido a ella. El Coordinador de Atención Familiar está instruyendo a la familia sobre técnicas para cumplir con el tratamiento.

El hijo mayor de la Sra. Smith fue diagnosticado recientemente con la obesidad y ha sido referido a una clínica especializada en esta enfermedad. También se han analizado sus necesidades de salud mental y su madre siente que esto ha hecho una diferencia enorme. Ha estado presentando menos problemas de conducta en la escuela desde que comenzó el año escolar.

La Sra. Smith ha sido hospitalizada varias veces durante el ultimo año y actualmente está considerando una planificación futura para el cuidado de sus hijos. Después de su última alta del hospital, sus hijos comenzaron a presentar conductas relacionadas con la ansiedad en el hogar y en la escuela, y se los están volviendo a examinar para determinar sus necesidades de salud mental. La Sra. Smith planea, actualmente, inscribirse en los servicios del programa diseñados para tratar las presiones relacionadas con su decisión de revelar su estado de salud a su familia y amigos para así comenzar a planificar el futuro cuidado de sus hijos.